¿La cuarentena para volver a empezar?

Han pasado poco más de 50 días desde que estamos resguardados en casa; en ese tiempo imagino que la cabeza nos ha dado para pensar un montón de cosas sobre nuestra vida, la de otros, las actividades que solíamos hacer y hasta filosofar sobre nuestro futuro en la Tierra. Es normal y hasta imprescindible preguntarnos un montón con esta pausa que no es usual en un mundo como este.

Por eso, creo que deberíamos darnos la oportunidad de hacernos algunas cuantas preguntas, y ya que tenemos tiempo ahora, responderlas para descubrir si hay algo en nuestro presente que no nos gusta del todo.

¿Estoy bien de salud?

También este confinamiento nos ha ayudado a valorar lo realmente importante: la salud. Y es que también nos dimos cuenta de que tenemos algunos pendientes de salud que podemos solucionar si le ponemos un poco de empeño. Tal vez sería buen momento para buscar un nutriólogo o hacer ejercicio y dejarlo como un hábito o, tal vez, dejar de consumir algún tipo de alimento que no nos ayude. El meollo está en identificarlo, pensarle cómo cambiar y ponerle voluntad.

¿Te gusta tu trabajo?

A veces nos gusta muchísimo, pero no nos pagan lo suficiente; a veces lo odiamos, pero no nos queda de otra; a veces simplemente desearías hacer otra cosa, aunque fuera ¡gratis! Pues esta pausa que estamos viviendo podría ser el mejor momento para tomar decisiones y enderezar el camino. Lo mejor sería planear una estrategia financiera, investigar oportunidades y pensar qué es lo que dicen tu corazón y tu bolsillo. ¿Quién ganará?

¿Cómo andan mis prioridades?

También haría falta preguntarnos si le hemos puesto demasiado interés a algo que no vale tanto la pena o si el resultado de mis decisiones me ha llevado a no tener en mi vida algo que desearía mucho. Un consejo sería escribir una lista de las cosas que son más importantes para ti y cuáles deberían de perder un poco de protagonismo una vez que regresemos a la nueva normalidad. Yo, por ejemplo, estoy segura de que voy a dormir más y que llamaré por teléfono a mis seres queridos con mayor frecuencia.

¿Ahorro lo suficiente?

Tener un plan de ahorro, por más pequeñito que sea, nos ayudará a mantenernos a flote en casos extraordinarios, como una pandemia o un desempleo. A veces se nos olvida ahorrar o simplemente no tenemos esa costumbre. Tal vez sea momento de pensar en algún tipo de ahorro o una inversión a largo plazo que nos genere tranquilidad en el futuro; actualmente hay todo tipo de instrumentos financieros, sólo es cuestión de elegir el que más se acomoda a tu estilo de vida.

Esas son sólo algunas preguntas que podrían ayudarte a replantear un futuro distinto cuando salgamos a la nueva normalidad. Esta oportunidad de tener tiempo de quedarnos en casa podemos pensarla como valiosa para ponerle orden a nuestros pensamientos y acciones.

Abrazos #DesdeCasa

Señora Blablablá